Hipnosis 2022

Entrevista con La Femme

Bailar hasta que el alma nos hable en francés.

La Femme es una de esas bandas inclasificables que se elevan como íconos contemporáneos de la musicalidad; presentaciones intensas, ritmos fusión, outfits matcheados y una de las propuestas más afiladas en habla no inglesa son solo algunas de las palabras con las que podemos empezar a aproximar la esencia del luminoso sexteto francés. En esta ocasión tuvimos la oportunidad de conversar  con el cofundador y guitarrista Sacha Got, frente a su presentación como acto estelar en el marco del festival Hipnosis.

La relación de lo nacional y la banda de psych dance se ha estrechado con el paso de los años, desde su debut con Psycho Tropical Berlin (2013) hasta el reciente Paradigmes (2021), las celebraciones post lanzamiento en tierras mexicanas han convertido al público en uno de los nichos más fuertes para los europeos, gratitud que parece ir en ambos sentidos. “Es muy chido volver a tocar aquí, me encanta México, el público es muy loco y creo que los conciertos que daremos serán geniales”, compartió Got.

Esto nos lleva irremediablemente a preguntarnos, ¿cómo es que el impulso sonoro en un idioma distinto puede producir esta clase de sensaciones en un grupo tan alejado de lo natal? Parece ser que el músico tiene su propia teoría.

Yo creo que es porque al mexicano le gusta mucho el rock n’ roll, culturalmente conecta con jóvenes y adultos, a diferencia de Europa donde muchos países están centrados en géneros como la electrónica, trap o pop. Además, a un montón de gente le gusta la onda francesa, nosotros estamos en esa ola de rock n’ roll francés, es un buen momento para estar aquí.”

La Femme se ha caracterizado desde sus inicios por lograr un espíritu equilibrado entre influencias sesenteras y  sintetizadores futuristas, resultando en una avalancha de efervescencia energética sobre una base de experimentación constante, todo ello sin perder el hilo de la banda en el ahora.

Creo que estamos en el mismo espíritu de los años 60, 70 y 80 pero nos gusta explorar toda clase de música, mezclarla. No pensamos realmente en el futuro, pensamos en el presente. Antes fue un sonido muy particular, mezcla de surf, yeye, synth, new age y Kraftwerk. Después agregamos muchos más sonidos, ahora tenemos tracks con reggae, opera, country, canciones en español. Quizá hoy es más divertido, más extenso, más sonoramente amplio.”

Es esta libertad en torno a lo melódico lo que ha convertido a la agrupación en una de las propuestas más emocionantes del panorama actual y, por lo que nos compartió Sacha Got, se encuentran más que conscientes de esto.

“Hay diferentes tipos de artistas, aquellos que se enfrascan en un solo estilo como Johnny Cash o Bob Marley y aquellos libres de etiquetas como nosotros; podemos hacer lo que sea que queramos. Me gusta la música en una idea más grande, quizá hay cosas que son técnicamente más complicadas como el jazz o la bossanova pero con lo pop todo fluye. Nunca me digo “no puedo hacer esto”, siempre que entro en contacto con un nuevo estilo me es divertido tratar de acercarme, como con mi viaje a España escuchando música de semana santa o paso doble, quería grabar eso y mezclarlo con teclados y francés. Lograr sentir que viene de nosotros y no es solo una copia.”

Es en este punto donde volteamos a ver atrás y nos damos cuenta del largo camino que ha recorrido Got y compañía para traspasar las barreras del lenguaje usando el sonido como único ariete. Desde esa primera incursión en venues pequeños dentro de Norteamérica a sold outs en tours mundiales año tras año, La Femme es la prueba viviente de la vida más allá de lo angloparlante.

Nos despedimos así con la brevedad de las líneas en voz del guitarrista que, creemos, describen perfectamente el espíritu del proyecto.

Nos dimos cuenta de que podíamos tocar en todo el mundo, poner a Francia en todo el mundo, aun cuando la gente no entienda nada; vamos a bailar”.

Back to top

Conoce el festival que le rinde culto a la música, la psicodelia y los guitarrazos crudos en México: HIPNOSIS. Creado en 2017.

Follow us