Hipnosis 2022

La Luz — La Luz

Hardly Art Records
2021
9/10

Por: Rubén Ortega

Llegada la cuarta producción discográfica de La Luz encontramos su cara más experimental e íntima, con relatos sublimes que rinden homenaje a la naturaleza.

Los viajes tienen cierta extrañeza mágica, misma que nos hace cambiar de a poco. Y es que la oportunidad de moverse a otras realidades, rutinas y contextos nos brinda la posibilidad de apreciar el mundo de forma diferente, de mirar otros rostros y de entender que la vida siempre es mucho más de lo que pensamos. Qué maravilloso cuando ese efecto se traslada a la música, donde podemos encontrar el cuarto álbum de estudio de La Luz, que llega luego de viajes de introspección y de unión con la naturaleza.

Shana Cleveland cambió su domicilio en los últimos años a las afueras de California, y algo tuvo que pasar ahí para ahora encontrarnos con una obra que si bien, aún es reflejo del característico sonido que la banda ha establecido en los últimos nueve años, parezca completamente renovada. Es así que el tridente al que se le suman Lena Simon y Alice Sandahl llega con un álbum que es sumamente auténtico, vigente e íntimo. Tanto significa para banda que lleva como nombre su homónimo.

En compañía de la hermana menor de Sub Pop, Hardly Art RecordsLa Luz hace llegar este nuevo álbum que se suma a la serie de prometedoras propuestas que ha mostrado el sello durante 2021, que además cuenta con el apoyo en producción de Adrian Younge, afamado productor estadounidense inmiscuido en la escena del soul, hip hop y jazz del nuevo milenio, que sin duda dio aportes increíbles para llevar la música de la agrupación originaria de Seattle a un nuevo umbral.

“Hacia la vida en todas sus formas”.

Se percibe bastante honesta la apuesta en discurso por parte de La Luz en este álbum. El trío cuenta a lo largo de 12 piezas historias envolventes, que parecen ser una carta dedicada a todo lo bueno y malo que hay en el mundo, así como la forma en que convergen y como es que de a poco podemos encontrar salidas para dejarle a las nuevas generaciones un lugar mejor.

El miedo al cambio y como nos arriesgamos para enfrentarlo, vivir sin importar lo que digan los demás y lo fundamental de siempre darse un espacio para sí mismo en las relaciones es un aspecto importante dentro de la obra, misma que pese a tener bastante conflicto y enojo es capaz de mostrar una cara optimista. Canciones como “The Pines” muestran este aspecto.

Por otra parte, La Luz dedica una sección importante del disco al amor con el mundo, haciendo referencia a lo importante que es cuidar al medio ambiente, así como hace conciencia sobre el impacto que dejamos en los ecosistemas y que siempre puede haber una oportunidad de mejorar las cosas. Metal Man” es una crítica interesante en ese aspecto, aunque aquí cabe señalar “Oh, Blue”, una hermosa balada dedicada al cielo (o al mar) que habla de como éste siempre está ahí, que parece que nos acompaña siempre, solo basta con voltear a verlo y entender que nos cuida la espalda de algún modo cuando estamos tristes o nos sentimos solos. Es una gran visión por parte de Shana Cleveland.

Rumbo al final sale otra cara por parte de la banda, y esta se enfoca cien porciento en el amor. “Lazy Eyes And Dune” es probablemente el clímax del álbum, y aquí la tercia se dedica a sí mismas un tema sobre las pequeñas cosas y lugares que importan, que hacemos nuestras y que de algún modo nos ayudan a sobrevivir al mundo, ya que nos hacen recordar que siempre habrá algo por lo que valga la pena luchar y querer. De ahí se empalman temas como “Down The Street” y “Here On Earth”, que narran la parte más noble y responsable del amor.

Nada tan surreal como la misma realidad.

A diferencia de placas anteriores, La Luz encuentra con este álbum un encuentro con la naturaleza que da como resultado una afición por estar en el mundo, aprender de él y entender que la realidad supera cualquier ficción.

Ahora está menos interesada en viajar a otras dimensiones que adentrarse a esta, fascinada por la manera en que la realidad se hace mística cuando le das tiempo para que se te revele. Mientras antes cantaba que no quería que la dejaran en la Tierra, Cleveland ahora encuentra consuelo en ella”, narra Mariana Timony en la presentación del comunicado de prensa de la banda.

Y parece que la música refleja en cada track la cercanía de la banda con la naturaleza, ya que de a poco aparecen guiños a sonidos ambientales, así como obras que en su estructura representan momentos únicos, tal es el caso de “Yuba Rot”, una canción que representa, de acuerdo a la banda, una meditación sobre el ciclo del nacimiento y deterioro que parecen ser la única verdad en un mundo de cabeza”.

El uso de elementos orgánicos mayoritariamente le da a esta obra una serie de matices memorables y le vuelve un álbum de momentos. Con espacios para cada instrumento, la banda se aventura en un viaje psicodélico ilustrado por bajos y baterías de mucho dinamismo, así como guitarras electrizantes y sintetizadores, uso de instrumentos como el Mellotron y el Wurlitzer y voces con coros que llevan armonías hipnotizantes.

Por momentos aparecen sonidos baladezcos, así como referencias al pop folk de los años sesenta. Canciones como “In The Country”, “I Won’t Hesitate” y “Here On Earth” son un claro ejemplo. Por otra parte aparecen piezas con mayor intensidad que deambulan entre el rock progresivo y a juegos de remates, solos de guitarra potentes y baterías fluidas, temas como “Goodbye Ghost”“Metal Man” y “Lazy Eyes And Dune” podrían representar esta noción.

Una canción destacable es “Watching Cartoons”, donde la mano de Adrian Younge es de gran peso. La interacción de la banda con el jazz es digna de apreciar, y también es una muestra del gran talento que tiene cada una de las integrantes del proyecto en sus instrumentos, así como en el orden para estructurarse y jugar con espacios que nos dan una sensación de siempre estar en movimiento y esperando alguna sorpresa.

La Luz presenta en su cuarta producción discográfica una melancólica trama que sin duda puede invitarnos a la reflexión de muchas cosas. La banda se acerca con este álbum a una perspectiva bastante madura, que se refleja en las letras y su música, esperemos que cuando lo escuches puedas viajar con él para hacer introspectiva. Estará disponible el próximo 22 de octubre en todas las plataformas de streaming, aunque puedes pre-ordenar una copia en este enlace.

Back to top

Conoce el festival que le rinde culto a la música, la psicodelia y los guitarrazos crudos en México: HIPNOSIS. Creado en 2017.

Follow us