Hipnosis 2022

La Femme — Paradigmes: Suppléments

Disque Pointu / IDOL

2021

9/10

Por: Ari Graciano

En marzo de este año, La Femme publicó su tercer álbum de estudio titulado Paradigmes. En su momento, las 15 canciones que conforman al material nos invitaron a inmiscuirnos en la noche lúgubre y misteriosa que la agrupación francesa creó. Ahí, en la intrepidez sónica, el placer de las notas musicales y la hipnosis de los sintetizadores encontramos la perdición en forma de psicodelia, música yeyé, electrónica, jazz, baladas y una extraña (pero sumamente atractiva) mezcla de spaguetti western y art pop. Las referencias cinematográficas, mitológicas, filosóficas, la ironía y la diversión no se hicieron esperar, y un aire de adrenalina invadió a la mayoría de las pistas cuya estética visual nos remontaba a los años 70.

Ahora, a casi ocho meses de su lanzamiento, la banda regresa para compartir diversos proyectos que se desprenden del universo de Paradigmes: una película, una gira mundial que incluye a la ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, así como una segundo álbum con versiones extendidas de algunas canciones, lo cual convierte al LP en una increíble fiesta y experiencia de ensueño.

En total son 10 tracks de los cuales destacan dos variantes del tema Disconnexion”; una en inglés y otra en español. Es muy agradable cuando una banda o artista sale de su zona de confort y se arriesga a entender a sus públicos a través de su idioma natal y no solo mediante la música. Lo mismo sucede con la versión en griego de “Va” cuyo ritmo nostálgico y desolador se torna aún más enigmático y épico al recordarnos lo efímero que es el presente. Al reproducirla por primera vez, la sensación de estar en algún lugar sumamente místico y espiritual era inevitable: la guitarra acústica, los bongos, las maracas, todo era un vaivén de influencias culturales del mundo. Y ahora, la  interpretación griega amplifica la tristeza y lamentos que la caracterizan.

El remix de “Nouvelle Orléans” mantiene su aura suave y delicada. Su inicio avecina un viaje hacia otro espacio cósmico en donde los seres perdidos se encuentran para amarse en el infinito de una melodía. Su estructura desprende poco a poco destellos synth pop que se iluminan de la dulce voz de Lisa Hartmann.

Sin embargo, si de dulces voces hablamos, regresemos al inicio del álbum donde un adorable coro de niños realiza un debut encantador con su tierna interpretación de “Trop de peine”. Tarde o temprano, la niñez hará preguntas sobre el futuro que vamos construyendo, así que no hay necesidad de que te platique de qué va la letra de la canción. Solo escúchala, lee la letra y pregúntate: «¿Estoy dispuesto a cambiar y tratar mejor a la Naturaleza? ¿Estoy dispuesto a dar y recibir amor?». 

Por qué en la escuela no me enseñan a respetar a la selva, el bosque y la tierra, las montañas y los océanos.

Es como nuestro pequeño Dios vivo, entonces les digo a los adultos y a los niños: Es hora que todos cambiemos ahora, antes de desaparecer en cincuenta años. Aunque algún día todos nos convertiremos en cenizas, todos juntos somos. Somos, somos amor y tristeza…”.

Posteriormente, llega “Plaisir (XV)” con un hedonista mantra: placer, placer, placer ad infinitum. La canción incorpora sutiles arreglos de piano que le dan un ambiente encantador, suave y delicado. Una oda al amor por la vida. Por su parte, “Plaisir (XIII)” es la contraparte del tema anterior y, en conjunto, forman un particular Yin Yang que exhala: ¡libertad! con sutiles intenciones punk.

“Je plane” y sus guitarras distorsionadas, pandereta constante y las espirales electrónicas sucumben a la rebeldía, sensualidad y diversión. Mientras tanto, “Sayonara” desprende un aroma a viento y una textura acuosa; la pista también es sinónimo de psicodelia, trance y mucha distorsión. Las guitarras, de nueva cuenta, son las protagonistas y lo único que debes hacer es dejar fluir la magia por tu cuerpo, y que la mente sea solo un punto suspendido en el aire para dejar que la inmensidad del universo incorpore pizcas de sueños en ti. En japonés, la palabra es el equivalente a decir “adiós” o a una despedida, así que no es coincidencia que La Femme la haya elegido para cerrar el disco.

Es curioso ¿saben?, esta versión extendida del álbum me remite a elementos de culturas orientales, a diferencia del primero en el que es evidente la inspiración del territorio y cosmovisión estadounidense.

En el caso de “Route des épices” y su tintinear fantasmagórico despide a un viajero que ha bajado a lo más recóndito de la cosmovisión de La Femme. El viaje a ha terminado y es  momento de regresar a la luz acompañado de sublimes violines que añoran un pronto regreso…

Disfruta de las 25 canciones que conforman a Paradigmes. Te aseguro que no será una escucha tediosa o complicada, sino más bien divertida e interesante.      

¡Recuerda! La Femme nos visitará en el Festival Hipnosis el próximo seis de noviembre con un show que no puedes perderte en absoluto.

Back to top

Conoce el festival que le rinde culto a la música, la psicodelia y los guitarrazos crudos en México: HIPNOSIS. Creado en 2017.

Follow us